Las faltas de ortografía son el vía crucis y de cualquier profesional que trabaje en el ámbito del lectoescritura y de la mayoría de los padres . Si bien es cierto que no existen fórmulas mágicas, algunos actividades y/o ejercicios que podemos utilizar o proponer en el aula o casa para reducir su frecuencia hasta llegar a extinguirlas son:

  • escribir,  un máximo de tres o cuatro, la forma correcta de las palabras que se han escrito mal  distribuidas en un folio A4 . Es una forma de consolidar por ruta visual la palabra. Podemos elaborar un dossier o libro con ellas y recurrir al mismo cuando queramos practicar los dictados.
  • coleccionar fichas con las palabras que comente errores ortográficos.
  • copiar correctamente la palabra tantas veces como el curso en el que se encuentre el niño. por ejemplo, si ha escrito “cavallo” y esta en tercero de primaria, escribirá “caballo” tres veces.
  • inventar y escribir una frase con la palabra.
  • redactar la norma de ortografía de la palabra que equivocó.
  • buscar en el diccionario el significado de la palabra y a continuación copiar su significado.
  • hacer juegos con las palabras, tipo crucigramas, el ahorcado, sopa de letras, …
  • escribir las palabras erradas resaltando el error con rotulador rojo por ejemplo.

¿Conocéis algunas más?

Anuncios